Después de ver la fantástica película La Gran Apuesta (o más bien un documental), lo que más me impacto fue lo que estaba haciendo ahora el que predijo la crisis del 2008 (que en aquel momento parecía impensable que pudiera suceder tal catástrofe). Michael Burry actualmente se dedica a invertir en un bien muy poco rentable y que a cualquier inversor le parecería de locos: el agua. No puedo estar más de acuerdo con él. Tiene mucho sentido, es innegable que estamos ante el fin de este bien, ya que la población no para de crecer a un ritmo insostenible. La superpoblación será el mayor problema de la historia de la humanidad, y al que tendremos que hacer frente no muy tarde. La extinción del agua tiene una importancia absoluta, más que cualquier otro recurso, servicio o producto; sin ella no podemos vivir. En un mundo sin agua el dinero no tiene valor porque no podemos disfrutar de otras cosas si no podemos estar vivos. Es por eso que creo que en el futuro los bienes primarios, alimentos, etc. serán los más valiosos, al contrario de la actualidad, que son los que menos margen de beneficio proporcionan. Los países especializados en la tecnología son los más ricos, pero eso podría cambiar.

Realmente, tampoco tiene mucho sentido invertir en este bien, ya que tarde o temprano no podremos vigilar el saqueo de nuestros manantiales o el agua que tengamos almacenada. Ante la guerra definitiva que se viene, mejor invertir en armas…

www.000webhost.com