Me animé a escribir esta entrada después de hablar con un amigo sobre su opinión.

Es un concepto que le cuesta asimilar a mucha gente. Quizás porque no estamos hechos biológicamente para ello. El sexo es también un símbolo, por el que el cual se busca a una hembra adecuada para procrear. Pero eso no acaba ahí, porque más que la procreación, importa la supervivencia del descendiente, por lo que es necesario un fuerte compromiso entre los progenitores. El sexo casual es una idea moderna, que yo defiendo, pero que quizás cueste más de asimilar entre bastantes personas debido a que es difícil luchar contra la propia naturaleza (imposible en muchas situaciones) y más si eres de una personalidad más tradicional. Aunque es muy difícil que un hombre lo consiga, porque las mujeres tienen el instinto a rechazarlo por naturaleza, ya que tienen mucho más riesgo (el embarazo, y que el padre no se haga cargo).

Es por eso que también la idea de una infidelidad sea tan castigada en nuestra sociedad, cuando realmente puede no ser más que una ocasión puntual. ¿Por qué si sabemos que la persona a la que realmente nos quiere y acompaña la mayor parte del tiempo, estamos dispuestos a renunciar a ella por un simple acto que no tiene más significado que la satisfacción de un deseo sexual espontáneo? Una noche loca de pasión, que se quedó ahí. Pero no hacemos un balance entre las ventajas e inconvenientes de seguir la relación, sino que ese acto pondera por encima de todo lo demás. Quizás porque somos seres más emocionales que racionales, por el hecho de que no podemos separar el fuerte simbolismo que posee el sexo, y por el propio sentimiento de traición que puede evocar…

www.000webhost.com